Un Partido armado con el marxismo-leninismo en lo ideológico, lo estratégico y lo táctico

Quiero con este artículo contribuir a la cadena de artículos que el camarada Javier Parra está publicando en las últimas semanas, de cara al próximo proceso congresual al que nos enfrentamos en el Partido Comunista de España.

En ellos el camarada viene definiendo con bastante acierto diferentes cuestiones que creo necesarias recuperar para que el Partido Comunista de España sea el Partido revolucionario del proletariado que la clase obrera y las clases populares de este país necesitan.

Necesitamos un Partido cohesionado, regido por los principios de la democracia interna y la disciplina propios del centralismo democrático en lo externo. Un Partido capaz de crear hegemonía siendo vanguardia en la comunicación, en la cultura… pero sobre todo necesitamos un Partido armado, ideológica, teórica y estratégicamente con el marxismo-leninismo.

ajedrez3No se trata ahora del debate sobre la fórmula semántica para definir al Partido. Sino del tipo de Partido que necesitamos y de las tesis ideológicas, filosóficas y científicas que caracterizan ese Partido. El PCE es un partido marxista. Eso quiere decir principalmente dos cosas:

Que el PCE parte de las tesis de Marx y Engels sobre el desarrollo de la Historia humana y considera por tanto que la sociedad humana está dividida en clases sociales y el motor de los cambios en la Historia, lo que ha permitido a la sociedad humana evolucionar Históricamente, es la lucha de clases.

Que el PCE tiene como objetivo principal la defensa de los intereses de una clase, el proletariado: acabar la explotación y la opresión de unas clases sobre otras, lo que supone abolir la división de la sociedad en clases.

Este tipo de Partido era suficiente para la clase obrera en el siglo XIX. Pero desde principios del siglo XX la sociedad capitalista cambió, apareciendo nuevas contradicciones de clase que requieren de nuevos elementos ideológicos y teóricos para que el Partido pueda trazar una línea estratégica correcta y conquistar sus objetivos.

Estos nuevos elementos fueron analizados principalmente por el Partido Bolchevique en Rusia, y especialmente por Lenin. No en vano el PCE nació al calor de la revolución encabezada por este Partido en la Rusia de 1917.

La transformación del capitalismo de libre cambio en el capitalismo monopolista, el Imperialismo. La formación de la oligarquía financiera. El establecimiento por medio de la exportación de capital financiero de las redes de control de las países más desarrollados sobre los menos desarrollados que conforman la cadena imperialista… todos ellos son elementos ideológicos y teóricos descubiertos y formulados por Lenin con los que necesitamos armarnos para poder trazar una correcta estrategia dentro de la lucha de clases.

Y necesitamos partir de estos elementos, en definitiva necesitamos partir del marxismo-leninismo, porque para trazar una estrategia correcta dentro de la lucha de clases, hemos de ser capaces primero de responder acertadamente a la pregunta ¿Quiénes son nuestros aliados y quienes son nuestros enemigos?

El PCE, como partido marxista, es un partido que toma posición por la defensa de los intereses de la clase obrera y el combate contra los intereses de la clase de los capitalistas. Pero dentro de la sociedad, especialmente a partir las transformaciones económicas y sociales analizadas por Lenin a principio del siglo XX y que dieron a luz a la nueva sociedad imperialista, existen más clases y sectores de clase que entran dentro de la ecuación: ¿Quiénes son nuestros aliados y quienes nuestros enemigos?

Para resolver a esta pregunta acertadamente en el siglo XXI no se puede caer en el esquematismo trostkista de clase contra clase, burguesía contra proletariado.. Tampoco en el esquematismo idealista de los socialdemócratas,  izquierda contra derecha. Y ni mucho menos en el esquematismo “lo nuevo contra la viejo” de los oportunistas. Estos esquematismos nos conducen siempre al fracaso y la derrota en todos los frentes porque no nos permiten trazar las alianzas necesarias con nuestros amigos para derrotar a nuestros enemigos, sencillamente porque no tenemos claro quién es quién.

Solo los principios y los conceptos marxista-leninistas nos permitirán dar una respuesta correcta esta pregunta. Si partimos de los principios marxistas, como dijo el camarada Javier Parra en su discurso en la fiesta del PCPV hacer unos años, nosotros somos comunistas y eso quiere decir que defendemos a los obreros, se consideren de izquierdas o de derechas y luchamos contra los explotadores, se reconozcan de derechas o se hagan llamar de izquierdas.

Pero además si queremos aplicar este principio fundamental consecuentemente, debemos analizar los diferentes elementos que componen la sociedad de clases en nuestro país y determinar quiénes son nuestros principales enemigos, los principales explotadores en nuestro país y quienes son nuestros amigos, aquellos sectores de clase que objetivamente están interesados en unirse al proletariado para arrebatar el poder a esos grandes explotadores. Y para ello necesitamos todos los conceptos ideológicos y teóricos descubiertos y desarrollados por Lenin:

¿Cuál es la posición de nuestro país dentro de la cadena imperialista? ¿Es una gran potencia o es un país dominado por otros? ¿Cuáles son las principales potencias que exportan capital a nuestro país? ¿Qué sectores dentro de la oligarquía de nuestro país dependen del capital extranjero para desarrollarse y cuales podrían estar interesados en un proyecto de desarrollo independiente? ¿Qué porcentaje de la población general de nuestro país supone la clase obrera? ¿Qué porcentaje la pequeña mediana y pequeña burguesía? ¿Qué volumen existe de pequeña burguesía explotadora? ¿Y  de pequeña burguesía rentista, intelectual o de pequeña burguesía trabajadora? ¿Cuáles de todos estos sectores están objetivamente interesados en unirse a la clase obrera contra los principales explotadores en nuestro país?

Solo un partido capaz de responder correctamente a estas preguntas, es capaz de conducir al proletariado de nuestro país a la victoria.

Si hasta ahora hemos fracasado en esta tarea es porque nos hemos limitado a despacharlas a la ligera con esquemas preconcebidos.  Solo determinando correctamente quien es nuestro enemigo principal, y quienes son nuestros posibles aliados podremos trazar una correcta estrategia que nos permita avanzar en la consecución del objetivo de arrebatarle el poder a los capitalistas para acabar con la explotación y la opresión. Y para esto necesitamos un partido fuertemente armado en los principios ideológicos, filosóficos y teóricos del marxismo-leninismo, pues son los únicos formulados con el objetivo de responder estas preguntas.

Armarnos en estos principios es la tarea fundamental en el frente ideológico de cara al próximo congreso y al futuro de nuestro partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *