El trostkismo como precursor del “podemismo”

PITrostkyEn su obra “La revolución traicionada” Trotsky sostiene que la URSS bajo la dirección de Stalin, era un “Estado socialista degenerado” por una “casta burocrática” que si bien no constituye una nueva clase explotadora, forma una “capa o casta social privilegiada y dominante”, cuya “apropiación de una inmensa parte de la renta nacional tiene el carácter de parasitismo social” producto de la administración del Estado, y no un modo orgánico de explotación de clase.

Los líderes de Podemos plantean abiertamente, que nuestro moderno Estado del bienestar ha degenerado por la existencia de una casta, privilegiada, dominante y parasitaria, que cobra salarios y dietas muy altas y que gobierna “para sus amiguetes.”

Trostky plantea que en la URSS la burocracia se elevaba por encima de la clase que tiene el poder.

Podemos plantea que en la España del siglo XXI ocurre lo mismo. No es cuestión de explotación de una clase por otra, del poder de una clase sobre otra, sino de la casta burocrática. El problema es que esa casta burocrática está corrupta y no qué clase ejerce su poder a través de esa burocracia, que ejecuta el poder del Estado.

Lenin, en “El Estado y la revolución” plantea la cuestión fundamental en cuanto a los burócratas, como órganos del Poder del Estado es ¿qué los coloca por encima de la sociedad? ¿Qué les da sus privilegios? Y responde:

“Como el Estado nació de la necesidad de tener a raya los antagonismos de clase, y como, al mismo tiempo, nació en medio del conflicto de estas clases, el Estado lo es, por regla general, de la clase más poderosa, de la clase económicamente dominante, que con ayuda de él se convierte también en la clase políticamente dominante.”

Es decir, en cualquier Estado, los privilegios de la burocracia le vienen dados en tanto que son el instrumento del Poder político de la clase dominante económicamente, mediante el cual se convierte también en la clase políticamente dominante.

Cuando Podemos pone el blanco en “la casta”, en el instrumento de Poder y no en la clase dominante, está ocultando que esa casta existe porque es el  instrumento mediante el cual una clase ejerce su poder político. Está poniendo a salvo a esa clase, que por cierto siempre estará interesada en depurar y mejorar su aparato de poder político.

Cuando Trostky carga contra “la casta burocrática” dentro del Estado soviético, donde al haber socializado los medios de producción el proletariado es la clase dominante económicamente, está cargando contra el aparato de poder político de esa clase, es decir está atacando el aparato de poder político del proletariado.

Marxismo vs economicismo

Contrariamente a lo que dicen sus defensores, para su análisis Trotsky no parte del marxismo, sino del economicismo, una tergiversación de la teoría de Marx y Engels, que no parte de que el motor de la Historia sea la lucha de clases, sino las relaciones económicas,  y convierte las relaciones entre las clases en meras relaciones económicas.

Según Trostky  las clases se definen únicamente  por el sitio que ocupan en el sistema social de la economía y, sobre todo, por su relación con los medios de producción.

En su obra “Una gran iniciativa”, Lenin define las clases sociales como “Las clases son grupos humanos que se diferencia entre sí:

  1. Por el lugar que ocupan en un sistema de producción social históricamente determinado. Es decir forman una misma clase social personas que ocupan un mismo lugar, una posición, dentro del orden social vigente. Orden que ha cambiado históricamente.
  2. Por las relaciones en que se encuentran con respecto a los medios de producción. Esto es si son propietarios de algún medio de producción (Tierras, fábricas, minas…) de forma legal o de alguna otra, o no son propietarios.
  3. Por el papel que desempeñan en la organización social del trabajo. Es decir, las clases no se diferencian únicamente por su propiedad o no propiedad de los medios de producción, sino por su papel en la organización social del trabajo, si son dirigidos para la producción o por el contrario la dirigen, si se encuentran en la producción directa o por el contrario realizan trabajos o labores de carácter intelectual, administrativas o burocráticas.
  4. Por el modo y la proporción en que perciben la parte de la riqueza social de que disponen. Es decir, las clases se diferencian también por el modo en que perciben la parte de la riqueza social de que disponen, en el capitalismo pueden cobrar un salario o percibir rentas o beneficios del capital, pero también por la proporción de riqueza social que perciben. Es decir cuanta riqueza social perciben.

Bajo el socialismo, con la socialización de los medios de producción, solo se resuelven algunas de las contradicciones de clase, si bien son estas las principales. Pero siguen existiendo otras, como su posición social (nivel de estudios, consideración social de su profesión)  o el papel que se desempeña en la organización social del trabajo (trabajo manual, trabajo intelectual, trabajo burocrático, trabajo de dirección, de organización etc). Contradicciones que tienen un carácter social y no económico. Y al desaparecer la contradicción principal de la propiedad sobre los medios de producción, estas contradicciones, antes secundarias, pasan a jugar un papel principal en la lucha de clases bajo el socialismo.

Por ejemplo en cuanto a los burócratas que tanto preocupaban a Trostky, Lenin plantea que es necesario acabar con el privilegio de poder vivir de realizar exclusivamente tareas burocráticas que “es necesario transformar las funciones de la administración del Estado en operaciones de control y registro tan sencillas, que sean accesibles a la inmensa mayoría de la población, primero, y a toda la población, sin distinción, después. “

Pero naturalmente esto solo puede suceder si desde el Poder del Estado, el proletariado realiza las reformas educativas y sociales necesarias para que las tareas de dirección y administración se accesibles a todo el mundo. Algo mucho más fácil de realizar hoy en día, pero harto complicado en la primera mitad del siglo XX, y que en definitiva tiene que ver con resolver contradicciones de la clase de carácter social  en el socialismo, no con la existencia o no de los burócratas, que existirán mientras exista el Estado.

Trostky asevera que la socialización de los medios de producción definen básicamente a la URSS como un Estado obrero, pero  utiliza un término antimarxista “estado obrero burocráticamente degenerado o deformado”, por estar en manos de esa “casta burocrática”.

Esto supone una tremenda incomprensión, o una manipulación deliberada, de la teoría de Marx, Engels y Lenin.

La tesis principal del marxismo es que la Historia humana es la sucesión de unos modos de producción por otros y que el motor de la Historia, lo que la Historia avance y un modo de producción deje paso a otro es la lucha de clases.

Lo que diferencia una fase de la Historia de otra, no son principalmente las cuestiones económicas, ni el régimen de propiedad. Es en primer lugar si existen clases, y en las sociedades de clase, qué clase tiene el poder y por tanto ejerce su dictadura a través del Estado.

Así cada fase de la Historia desde que existen las clases sociales, se corresponde con la toma del poder de una clase para imponérselo a las otras. A partir de ahí la clase dominante establece las relaciones sociales, económicas, jurídicas y políticas que se corresponden con sus intereses de clase.

Así pues la socialización de los medios de producción no es lo que convierte a un Estado en socialista. Lo que convierte a un Estado en socialista es que en ese Estado es la clase obrera quien tiene el poder. La socialización de los medios de producción es solo una tarea, una transformación que el proletariado debe hacer desde el poder para defender sus intereses.

Cuando Trostky establece que bajo el socialismo, como en la URSS, aparece una casta burocrática que separa al Estado socialista de la clase que tiene el poder, en este caso del proletariado, está separando el desarrollo de la Historia de la lucha de clases. Exactamente lo mismo que hace hoy Podemos. Para ellos no es una cuestión  de lucha de clases, sino la existencia de una “casta” parasitaria. No se cuestione usted quien tiene realmente el poder. Vaya usted contra los políticos y los burócratas. La casta política, la casta burocrática.

Esto se hace con una intención principal: Por un lado ocultar qué clase tiene el poder en el Estado del que se habla. Por el otro ocultar a que clase social representa uno mismo.

En su obra “El Estado y la revolución” Lenin define el socialismo como “la primera fase de la sociedad comunista” y lo define como un Estado de transición entre el modo de producción capitalista y el modo de producción comunista. Un Estado en el que la clase obrera tiene el poder y se vale de él para ir aplicando las reformas, económicas, políticas y sociales para avanzar hacia la sociedad comunista, es decir hasta la sociedad sin clases, en la que ya no será necesaria la existencia de Estado alguno.

Pero bajo el socialismo, en esta etapa de transición, siguen existiendo clases y aunque el proletariado tenga el poder, la burguesía intenta e intentará siempre,  bajo nuevas formas de lucha de clases, distintas de la que se da bajo la dictadura de los capitalistas, volver a tomar el poder y acabar con la dictadura del proletariado, es decir con el socialismo, y reinstaurar el capitalismo, reinstaurar la dictadura de la burguesía.

De hecho multitud de grandes líderes marxistas como Mao Tse Tung , Enver Hoxa o Ludo Martens, plantean que el punto de inicio de la reinstauración del capitalismo en la URSS no fue la caída del muro de Berlín, sino la negación de la existencia de clases sociales en la URSS, para a continuación negar que hubiera una clase que ostentara el poder del Estado, por parte de Nikita Kruchov, 8 años después de la muerte de Stalin.

En cualquier caso, el motor del desarrollo de la sociedad socialista, en tanto que en ella siguen existiendo clases, es la lucha de clases. Esta es la tesis marxista sobre el desarrollo de la Historia. Cualquier visión” sobre el problema  que lo plantee al margen de las clases y la lucha de clases, ni es marxista, ni permite al proletariado resolver como vencer en la lucha de clases dentro del socialismo.

Aunque bajo el socialismo el proletariado tiene el poder, la burguesía sigue siendo la clase más fuerte. El socialismo es el Estado de transición en el que el proletariado, ejerciendo su dictadura trabaja por derrotar definitivamente a la burguesía y frustrando sus intentos de volver a tomar el poder por un lado y por otro aplica las reformas económicas, sociales y políticas que permitan una organización de la producción y la sociedad nueva que den lugar a un modo de producción que supere definitivamente al capitalismo: el comunismo.

Obviamente si en su lucha por frustrar los intentos de la burguesía por volver a tomar el Poder el proletariado fracasa, esta trabajara desde el Poder por volver a instaurar el capitalismo, como sucedió en la URSS.

Pero si bajo el capitalismo, en la España del siglo XXI la burguesía consigue que nos centremos en combatir los privilegios y corruptelas de su casta burocrática, como nos propone Podemos, solo conseguiremos un Estado capitalista más barato y más eficaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *