¿Qué fue primero la gallina o el huevo? Dialéctica vs lógica.

Dinosaurio Gallimimus (Imitador de gallina) que vivió hace más de 60 millones de años.

Dinosaurio Gallimimus (Imitador de gallina) que vivió hace más de 60 millones de años.

Esta pregunta en apariencia irresoluble sintetiza el carácter del pensamiento dominante en nuestros días, el materialismo mecanicista o mecanicismo.

El mecanicismo surge en lucha contra el idealismo dominante en la sociedad feudal que presentaba un mundo estático en el que el cambio es imposible representado en la concepción Ptolomeica del mundo: La Tierra como centro del universo, rodeada por esferas celestes estáticas en las que reside la corte celestial.

Muchos fueron los que como Galileo denunciaron que esa concepción del mundo no se corresponde con la realidad, pero no fue hasta que la navegación por el Océano Atlántico se convirtió en la base del comercio mundial cuando se reconoció que la Tierra y los astros están en constante movimiento, en constante cambio. Y es que para trazar cartas de navegación por los Océanos es necesario conocer bien el movimiento de las estrellas, o mejor dicho el movimiento de nuestro planeta y por lo tanto cómo varía la percepción que tenemos de las estrellas con este movimiento.

Con el reconocimiento del constante cambio y movimiento del mundo se reconoció que las ideas son abstracciones de la realidad material y no que el mundo material es fruto de nuestra percepción imperfecta de un mundo ideal y estático, el mundo de las ideas. El materialismo triunfó sobre el idealismo. Pero este materialismo sólo reconoce el movimiento de forma mecánica, por causa y efecto. Las leyes de la lógica que desarrollaría en profundidad Aristóteles y que son la base de la lógica binaria en la que se basa la computación moderna.

A la causa gallina le corresponde el efecto huevo que a su vez es causa de un efecto gallina, formando un círculo vicioso. Luego ¿qué fue primero la gallina o el huevo? El materialismo mecanicista no pueda dar respuesta a esta pregunta. Pero ¿es la pregunta correcta?

Frente al mecanicismo, a medida que avanzaba el conocimiento humano,  se desarrolló el materialismo dialéctico. La dialéctica concibe el universo y todo lo que este contiene como un proceso de cambio constante cuyo motor es la propia naturaleza contradictoria de las cosas.

Para la dialéctica las cosas no son en sí mismas, sino que son un proceso de cambio cuyo motor es la lucha entre lo que cada cosa es y el germen de lo que “va a ser” que se desarrolla dentro de ella. Es decir,  cada cosa encierra en sí  misma el germen de lo que va a ser cuando deje de ser lo que es ahora. Llegado a un determinado grado de desarrollo y en determinadas circunstancias, cada cosa se transforma en otra y deja de ser lo que era hasta ese momento. La lucha interna entre lo que cada “cosa” es y lo que “va a ser” es el motor del cambio, el motor del movimiento constante en el universo.

Al partir de que todo es movimiento, de que todo es cambio, la dialéctica parte de que nada es eterno, nada ha existido siempre y todo lo que conocemos por tanto es fruto de la transformación de algo que existió antes.

Desde este planteamiento, conocemos que existe la  gallina, que encierra dentro de ella el germen del huevo, que a su vez puede encerrar dentro el germen de una nueva gallina. La gallina y el huevo son parte del mismo proceso natural, no se puede separar una de los otros. Pero sabemos también que ni las gallinas ni los huevos han podido existir eternamente, que tuvo que existir algo que no era ni gallina ni huevo y que por sus propias contradicciones internas y en determinadas circunstancias dio un salto cualitativo transformándose para dar lugar a las gallinas y sus huevos. Por lo tanto desde el pensamiento dialéctico jamás nos preguntaríamos si fue primero la gallina o el huevo sino ¿qué existió antes de las gallinas y los huevos?

Este viernes 21 de junio profundizaremos en la lucha entre el idealismo, el mecanicismo y la dialéctica en la segunda sesión de la escuela popular de marxismo de Alcorcón , a las 19:30 en la C\San Blas Nº 1.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *